Si el teletrabajo ya era una opción muy habitual desde hace una década, en los últimos años ha aumentado todavía más el número de personas que optan por montar una oficina en casa y desempeñar su trabajo desde ahí para ahorrar costes de alquiler de espacios, ganar en comodidad, conciliar, etc.

Tener un espacio laboral en el hogar es muy positivo y aporta muchos beneficios, pero también está asociado a algunos contras que hay que tener en cuenta: es más difícil concentrarse, las ocupaciones de casa pueden hacer que se pierda tiempo en cosas que no son del trabajo, la presencia de otras personas puede ser contraproducente…

Afortunadamente, el hecho de que cada vez más profesionales se lancen al teletrabajo desde sus hogares ha hecho que se haya evolucionado en cuanto a la decoración y montaje de estas áreas domésticas. Preparar estos espacios para hacerlos funcionales y fomentar la concentración y el aumento de la productividad no es difícil si se siguen algunos consejos.

Te ofrecemos todo lo necesario para crear una oficina en la casa con todas las garantías de que tu puesto de trabajo va a ser un lugar cómodo donde podrás concentrarte durante todas las horas que necesites sin que nada altere tu ritmo de trabajo.

Elige un sitio específico para montar la oficina en casa

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando se tiene este tipo de objetivos es que hay que dedicar un lugar concreto, que siempre será el mismo y que debe estar específicamente dedicado a obligaciones laborales.

Al igual que la persona que trabaja fuera debe acudir a su puesto de trabajo, ir a la oficina en casa debe suponer acudir a un espacio delimitado que permita dividir el espacio del hogar en dos: el de vida y el dedicado a responsabilidades profesionales.

A partir de ahí, debe contar con los mismos elementos funcionales y decorativos que una oficina en la sede de la empresa. Solo de esta manera se podrá alcanzar un verdadero rendimiento de cada jornada de trabajo.

La silla y la mesa: dos claves imprescindibles

A lo que más atención y presupuesto habrá que dedicar en la decoración de una oficina en casa —más allá de los equipos informáticos necesarios— es a la superficie de trabajo y al asiento. Estos dos elementos deben ser cómodos y estar diseñados para pasar muchas horas en ellos cada día.

En el caso de la silla, esto se traduce en modelos que cuenten con un diseño ergonómico, ruedas para desplazarse fácilmente, altura ajustable, apoyabrazos y zona para descansar el cuello y las lumbares.

En cuanto a las mesas de oficina, será recomendable elegir una que tenga una amplia superficie, de al menos 90 centímetros de largo por 70 de ancho. Hay que pensar que seguramente habrá que trabajar con ordenadores y papeleo, de manera que teclado, ratón, pantalla y documentación deben caber fácilmente sin estorbarse.

Por supuesto, es importante optar por mesas que también tengan espacio de almacenamiento.

Y todo ello, sin que se trate de estructuras demasiado grandes, ya que tendrán que estar en un espacio de la casa. Afortunadamente, en la actualidad existen muchos modelos de mesas para oficinas en casa que cumplen con todos estos requisitos mínimos.

Iluminación: el must del teletrabajo

En general, las oficinas de empresa están construidas para ser instalaciones con mucha luz natural. Obviamente, esto no tiene por qué ser igual en los hogares, donde la zona delimitada para el teletrabajo puede ser más oscura.

Debería ser de obligado cumplimiento para la persona que trabaje desde su propiedad iluminar lo mejor posible su zona de trabajo. Está demostrado que una buena iluminación es clave para que no se canse la vista y, por tanto, para resultar más eficientes durante las horas que se pasa en el escritorio.

En ese sentido, las lámparas de sobremesa son la mejor elección: su haz de luz se puede dirigir al lugar más necesario en cada momento y sirven como iluminación ambiental cuando no es necesario concentrarse en un documento o una pantalla en concreto.

Material de organización

Mobiliario de archivo, carpetas organizadores, ficheros de sobremesa o cajetines de archivo serán complementos muy interesantes a la hora de tenerlo todo en su sitio, tanto en la mesa como en la zona de trabajo.

Al tener la oficina en casa es muy importante ser estricto con el orden y la limpieza. Todos estos útiles son perfectos para ello: permitirán despejar la zona de trabajo y, a la vez, tenerlo todo a mano para cuando sea necesario.

Elementos de escritura

Lápices, bolígrafos, folios, blocs de notas… Los elementos de papelería resultan imprescindibles en cualquier oficina, aunque esta esté montada en casa.

A la hora de iniciarse en el teletrabajo, resulta muy conveniente hacerse con un buen pack de estos artículos para no tener que echarlos de menos cuando hagan falta.

Hay que sumar a ellos algunos otros como las grapadoras, un escáner, una impresora y cualquier otro aparato o pequeña máquina que pueda ser importante en el día a día del trabajador.

Extras para mejorar la calidad del trabajo

Una alfombrilla de ratón con almohadilla para la muñeca, un reposapiés reclinable y ajustable o una alfombra para no rallar el suelo con las ruedas de la silla son algunos extras que pueden mejorar tanto la ergonomía del trabajo como la decoración de la oficina en casa.

Todos estos consejos pueden ser muy útiles cuando hay que preparar un espacio de trabajo adecuado para pasar mucho tiempo cada día ante el ordenador, las facturas y los presupuestos de los clientes. Siguiéndolos todos, montar una oficina en casa se convertirá en un proyecto fácil y muy ilusionante para el teletrabajador.